Blogia
jmaznar

La distancia es el olvido

La distancia es el olvido La mente es tan misteriosa como nuestro Señor. Esta mañana, mientras despachaba a una alumna aventajada, me llegó un olor que removió mis entrañas. Me recordó a mí abuela, su casa. Quizás me recordé a mí mismo, me visualicé en la infancia como si de una película rescatada en el tiempo se tratara.

Y ese recuerdo me dejó una sensación agridulce. Nada que ver con estos días, por cierto, que han sido especialmente gratos. Millones de ciudadanos de bien han salido a la calle para manifestar su rechazo a la política suicida y liberticida del gobierno comunista. La familia no es un ente abstracto: es nuestro contenedor de recuerdos y sensaciones.

Un olor me hizo recordar mi infancia. A mi familia. Todos los niños necesitan background (sigo en los EE.UU.) y reflexión. ¿Acaso los homosexuales permiten un más allá de lo efímero y circustancial?. De todos es bien conocida su obsesión por la promiscuidad. ¿No será este recuerdo el que permanecerá en la conciencia de esos desgraciados niños asilvestrados y cruelmente manipulados?.

Nuestra sociedad se iraquiza, se balcaniza pasito a pasito. ¿Contaremos con los Estados Unidos para salvar esta situación dramática?.

No lo creo, ellos están cansados de darnos todo lo suyo, de ofrecerse desinteresadamente para procurarnos bienestar y libertad.

Olvidaremos nuestro pasado que se nos aparecerá a ráfagas de instantáneas difusas.

Todo está perdido. Hasta mi querida Galicia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres